Tratamientos Farmacológicos

Aunque se pueden usar medicamentos para la enfermedad de Parkinson a fin de mejorar la función motriz, es posible que, con el tiempo, estos pierdan su efectividad, provoquen efectos secundarios, o ambos. Además, a medida que la patología avanza, los niveles de medicamentos que se requieren para controlar la función motriz pueden causar efectos secundarios intolerables o indeseables.

  • Fármacos dopaminérgicos (incluida la levodopa): Clase de fármacos de acción similar a la dopamina, que se utiliza para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson
  • Inhibidor de descarboxilasa: Fármaco que se usa con levodopa para tratar los síntomas de la enfermedad de Parkinson
  • Agonistas de la dopamina: Clase de fármacos que se une a los receptores de la dopamina e imita la acción de esta
  • Anticolinérgicos: Clase de fármacos que relaja el músculo liso y se utiliza principalmente para tratar los temblores en la enfermedad de Parkinson
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa B (MAO-B): Clase de fármacos que se usa para tratar todos los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Estos fármacos obstruyen una enzima que degrada la dopamina, lo que le permite permanecer durante más tiempo en el receptor.
  • Inhibidores de la catecol-O-metiltransferasa (COMT): Clase de fármacos que se une a los receptores de la dopamina e imita la acción de esta