Yoga

Originario de la India hace más de 5,000 años, yoga es un sistema Hindu de filosofía que armoniza el cuerpo, mente y espíritu para promover salud y paz interna.

Yoga puede practicarse cuando y donde usted desee. Si quiere probar el yoga en casa debería asegurarse de tomar algunas lecciones con un experto primero para aprender los principios y técnicas básicas.

Existe poca investigación acerca de los beneficios del yoga en la Enfermedad de Parkinson pero en general el yoga puede ser particularmente útil en la reducción de la rigidez muscular y en aumentar el equilibrio, flexibilidad y resistencia.

Debido a que el yoga ofrece un abordaje holístico al cuerpo, mente y espíritu, muchas personas con la Enfermedad de Parkinson dicen que éste los equipa con ‘herramientas’ para afrontar la vida diaria. Para muchas personas, éste ofrece estabilidad emocional, una paz interna y sensación de calma, así como también para sobreponerse a algunos de los síntomas físicos de la enfermedad.

Ya que el yoga tiene como objetivo ayudar a energizar el cuerpo y la mente, mejorar la concentración y reducir el estrés, éste puede ser también beneficioso para la familia y quienes les cuidan.

Como con todas las terapias físicas, puede ser que le parezcan desafiantes algunas de las actividades, pero las técnicas pueden adaptarse para ajustarse a los individuos, por ejemplo puede utilizarse una silla para apoyo en lugar de acostarse en una colchoneta, su instructor debería poder aconsejarle en este aspecto.