Técnica de Alexander

La técnica de Alexander tiene como objetivo mejorar el movimiento, la postura, el equilibrio y la coordinación, mediante la corrección de hábitos de movimiento para reducir, o incluso eliminar, estrés y tensión en sus músculos.

Cuando se entrena para trabajar correctamente, el cuerpo puede moverse de una manera más libre, más ligera y más saludable lo que puede traer beneficios obvios si su movimiento es impedido por la Enfermedad de Parkinson. Sin embargo existe muy poca evidencia científica para confirmar si la técnica de Alexander es efectiva en la Enfermedad de Parkinson.

Practicar la técnica puede ayudar con los síntomas de Parkinson tales como temblor, equilibrio, dolor, habla y depresión, pero cada persona reacciona de manera diferente a este tratamiento.

Quienes cuidan pueden también beneficiarse del movimiento mejorado y bienestar emocional asociado con esta técnica.