Masaje

La investigación sugiere que el masaje puede ayudar a aliviar el entumecimiento muscular y la rigidez que frecuentemente se encuentran en la Enfermedad de Parkinson. Éste puede también ayudar a reducir el estrés, promover la relajación y permitirle identificar tensión en su cuerpo, y así encontrar formas de minimizar o reducir esto. La tensión puede empeorar los síntomas de manera que es importante mantenerla bajo control.

El masaje puede ser también vigorizante y estimulante, tanto para la mente como para el cuerpo. Es importante decidir qué efecto quiere, si relajante o estimulante, ¡antes de que comience su sesión de masaje!

El masaje puede funcionar de dos formas:

  • Una acción mecánica en la cual a los músculos y tejidos blandos del cuerpo se les aplica presión o se estiran utilizando movimientos específicos. Esto puede ayudar a deshacer ‘nudos’, tejido fibroso, mantener las articulaciones sueltas y el tejido conectivo en buen estado de reparación
  • Una acción refleja en la cual el masaje en una parte del cuerpo tiene un efecto sobre otra parte, por ejemplo masaje del cuello puede ayudar con el dolor de espalda, o masaje en la baja espalda puede ayudar con el dolor de pierna. Esto funciona porque las rutas nerviosas conectan diversas partes del cuerpo y así el masaje puede tener un efecto ‘multiplicador’.

Los beneficios del masaje pueden incluir:

  • Reducción en estrés, ansiedad y depresión
  • Reducción del dolor
  • Reducción del estreñimiento
  • Mejora en la flexibilidad y movilidad
  • Mejora en la circulación y eliminación de desechos y toxinas
  • Mejora en la calidad del sueño
  • Mayor sensación de auto conciencia y bienestar
  • Mejora de la vitalidad
  • Estos beneficios pueden obviamente ser disfrutados por quienes les cuidan y la familia también.