Educación conductiva

La Educación conductiva (CE) es un sistema de aprendizaje desarrollado por el médico húngaro el Doctor András Petö y es algunas veces conocida como el sistema o método Petö.

La CE en la Enfermedad de Parkinson funciona en dos niveles: Ésta aborda problemas existentes y tiene como objetivo evitar nuevos, dándole un entendimiento de cómo su cuerpo funciona y estrategias que se pueden utilizar para sobreponerse a los desafíos diarios. Ésta no remplaza los medicamentos pero trabaja junto con ellos, observando también los efectos y efectos colaterales de los medicamentos. Ésta le da confianza y motivación para incrementar su nivel de actividad, no solamente cuando el medicamento es más efectivo.

La CE puede ayudar a sobrellevar o aliviar los problemas de cada día que surgen de algunos de los síntomas motores más comunes en la Enfermedad de Parkinson, tales como temblor, rigidez, lentitud del movimiento, congelamiento, falta de expresión facial, problemas del habla, cognición y micrografía (escritura pequeña), ya que ésta suministra una oportunidad para aprender técnicas prácticas para sobrellevar estas dificultades. Las técnicas de CE pueden ser útiles para lo siguiente:

  • Mantener una posición corporal central y mejorar la postura, equilibrio y tanto el rango como el control del movimiento
  • Utilizar ritmo para cambiar los tiempos de los movimientos necesarios cuando se llevan a cabo actividades motoras finas tales como abotonarse la ropa o amarrarse los zapatos
  • Mejorar la iniciación del movimiento cuando movimientos voluntarios se reducen o durante congelamiento, e incrementar el ritmo y velocidad de los movimientos
  • Aprender cómo transferir peso cuando se dan los pasos
  • Mejorar el balanceo del brazo, incrementando la longitud de los pasos y el flujo en la caminada
  • Sobreponerse a obstáculos y cambiar de dirección
  • Mejorar la concentración para alcanzar movimiento coordinado
  • Mejorar las técnicas de respiración para ayudar con el volumen, articulación y entonación del habla
  • Mejorar la expresión facial
  • Mejorar la escritura, para mantenerla consistente y de un tamaño legible
  • Motivación para sobreponerse a dificultades encontradas en la vida diaria y nutrir la creencia de que sus metas pueden alcanzarse.
    Las técnicas se enseñan generalmente dentro de sesiones estructuradas de grupo específicas para la Enfermedad de Parkinson y pueden así adaptarse y utilizarse para ajustarse a las necesidades de los individuos. Las estrategias de CE pueden ayudar a concluir las actividades diarias y aprender nuevas con confianza aumentada, y muchos han reportado mejora en la motivación y bienestar general.

Quienes cuidan pueden también encontrar útil asistir a las sesiones de CE ya que éstas pueden ayudarle a poner en práctica lo que han aprendido.

La educación conductiva trabaja para enseñarle a usted y a su familia cómo manejar realmente su Enfermedad de Parkinson, cómo tratar los problemas diarios de movimiento y cómo vivir la vida plenamente a pesar de la Enfermedad de Parkinson. Como un derecho humano básico deberíamos ser capaces cada uno de enfocarnos en nuestras capacidades, capacidades sobre las cuales podemos construir. A las personas con condiciones neurológicas a largo plazo se les debería enseñar cómo llevar a cabo los movimientos que una vez fueron automáticos, enseñarles cómo la condición les afecta y, junto con esto suministrar estrategias para luchar contra los desafíos diarios que enfrentan. La CE puede suministrar esto; no es algo para buscar en una crisis si no un sistema que lo hace anhelar, le ofrece esperanza y le suministra estrategias concretas para llevar esa esperanza a la realidad. Ésta enseña que existe una vida después del diagnóstico para usted y su familia.