Síntomas

Los síntomas son las características de una enfermedad, que los médicos toman como evidencia de esa enfermedad. Los síntomas de la Enfermedad de Parkinson pueden dividirse como sigue:

Síntomas Motores - Síntomas que involucran movimiento, tales como temblor, congelamiento y rigidez
Síntomas no Motores - Los síntomas no relacionados con el movimiento, tales como agotamiento, depresión y dolor

Bradiquinesia

Bradiquinesia o lentitud del movimiento es uno de los tres signos principales de la Enfermedad de Parkinson, junto con temblor y rigidez (entumecimiento). Tomado de las palabras griegas que significan ‘lento’ y ‘movimiento’, el término fue utilizado por primera vez por el Dr James Parkinson in 1817. Bradiquinesia describe lentitud en llevar a cabo, más que iniciar, movimientos. Hasta 98 % de todas las personas con Enfermedad de Parkinson experimentan lentitud del movimiento.

La Bradiquinesia es uno de los signos tempranos de enfermedades o trastornos del movimiento tales como la Enfermedad de Parkinson o Parkinsonismo. Ésta es causada por niveles reducidos de dopamina en el cerebro y es frecuentemente observada por la familia y los amigos antes de que el sujeto sea consciente de esto.

La calidad reducida de los movimientos es un signo de la Enfermedad de Parkinson más que un síntoma traído por la enfermedad. Un médico o neurólogo que observe bradiquinesia puede muy bien sospechar que una persona presenta Enfermedad de Parkinson.
Bradiquinesia puede afectar una extremidad, un lado de su cuerpo, o todo su cuerpo, lo cual puede volverle particularmente tranquilo. La condición frecuentemente varía de momento a momento. Esto puede ser frustrante, ya que buena calidad del movimiento puede rápidamente ser seguida por calidad deficiente.

A medida que los movimientos se hacen más lentos y más difíciles, usted tiende a moverse menos. Su movilidad disminuye, lo cual puede empeorar la condición. La coordinación reducida y, sorprendentemente, el tono muscular aumentado, pueden contribuir a bradiquinesia. Usted puede comenzar a dar pasos más lentos por ejemplo. Sus músculos no se han vuelto más débiles, solamente reaccionan de manera más lenta.

Usted puede escuchar los términos aquinesia e hipoquinesia utilizados en relación a bradiquinesia. Aquinesia significa una pérdida de movimiento, por ejemplo, falta de expresión facial o parpadeo poco frecuente. Hipoquinesia se refiere a movimientos que se reducen en escala, tal como la escritura pequeña (micrografía) o voz baja (hipofonía) Asociadas con la Enfermedad de Parkinson. Es posible experimentar todas estas condiciones.

Distonía

La distonía ocurre cuando sus músculos no se relajan después de que se han apretado o acortado. No se entiende completamente la razón por la cual sucede esto pero parece relacionarse con cambios en los mensajes que el área de los ganglios basales del cerebro envía a los músculos.

Estos mensajes o señales se hacen irregulares, debido frecuentemente a niveles de dopamina reducidos. Como resultado, los músculos opuestos se contraen de forma simultánea y repetida durante un periodo prolongado de tiempo lo cual lleva a distonía, dolorosa torsión involuntaria y dificultad en controlar el movimiento. Estos espasmos causan grados variables de dolor, desde leve hasta severo.

Aunque la distonía es una condición médica por sí misma (distonía primaria), ésta puede ser también un síntoma de varias otras condiciones (distonía secundaria o sintomática), incluyendo Enfermedad de Parkinson.

La distonía puede afectar:

  • Una parte del cuerpo - conocida como distonía focalizada
  • Dos partes - conocida como distonía segmentada
  • Varias partes - conocida como distonía multifocal
  • La mayor parte del cuerpo - conocida como distonía generalizada.
Ojo

La Enfermedad de Parkinson afecta el movimiento, y esto incluye el movimiento de los ojos. Las personas con Enfermedad de Parkinson pueden experimentar problemas oculares, especialmente a medida que la condición progresa, pero no todos los problemas oculares están relacionados con el movimiento, y algunos pueden ser causados por los medicamentos para la Enfermedad de Parkinson más que por la condición en sí misma.

Los problemas oculares no siempre se relacionan directamente con la Enfermedad de Parkinson y pueden ser un síntoma de otra condición o deterioro relacionado con la edad. Si usted tiene problemas con sus ojos debería hablar con su médico primero. Él o ella decidirán si la Enfermedad de Parkinson es la causa o un factor contribuyente. Si es necesario su médico le referirá a un técnico óptico oftálmico u optómetra quien puede examinar sus ojos y recomendar sobre problemas visuales, condiciones oculares y medidas correctivas tales como anteojos. Usted puede también ser referido a un oftalmólogo, un médico que se especializa en el examen, diagnóstico y tratamiento de enfermedades y heridas en, y alrededor de, los ojos.

Los problemas oculares pueden afectar significativamente la calidad de vida así que es importante establecer la causa de cualquier problema o incomodidad tan pronto como sea posible. Cirugía innecesaria u otras intervenciones pueden evitarse si los problemas relacionados con la Enfermedad de Parkinson se identifican de forma temprana.

Congelamiento

El congelamiento es algunas veces descrito por las personas con Enfermedad de Parkinson como la sensación de que sus pies están pegados al suelo. Esto puede durar unos pocos segundos o minutos. Cuando esto ocurre sus pies se sentirán “congelados” o pegados al suelo, aunque la parte superior de su cuerpo aún sea móvil. Esto sucede súbitamente, principalmente cuando está caminando, pero otros movimientos tales como el habla, la escritura o el abrir y cerrar los ojos pueden también verse afectados.

Si el congelamiento hace difícil iniciar un movimiento, esto es conocido como “vacilación inicial”. Esto puede suceder cuando se trata de dar un paso hacia adelante justo después de levantarse, cuando usted está saliendo de la cama o cuando levanta un vaso para beber.

Síndrome de piernas inquietas

El Síndrome de piernas inquietas (RLS), también llamado Enfermedad de Willis-Ekbom (WED), es un trastorno de movimiento común caracterizado por una urgencia irresistible de mover las piernas. Esto puede estar acompañado por síntomas tales como sensaciones dolorosas o de ardor en las pantorrillas y/o piernas, así como también pernos y agujas. Estos síntomas tienden a ocurrir más durante la vigilia en calma, por ejemplo al ver televisión o cuando se está durmiendo, o durante el sueño. Esto es conocido como Movimiento periódico de las extremidades durante el sueño (PLMS) y el Movimiento periódico de las extremidades mientras está despierto (PLMW).

RLS es un trastorno neurológico del movimiento bastante común, que ocurre en 5 a 15 por ciento de los adultos. La causa exacta, sin embargo, permanece poco clara. Éste puede ocurrir a cualquier edad pero tiende a ser más frecuente al incrementar la edad. Se cree que surge de anormalidades en los sistemas de dopamina y hierro en el cerebro, incluyendo los ganglios basales y la médula espinal.

Adicionalmente, alteraciones en el sistema nervioso central se cree que afectan procesos biológicos relacionados con nuestro ciclo de 24 horas (ritmo circadiano) y la forma en que trabajan diversos neurotransmisores. Parece haber un vínculo genético, aunque hasta ahora no se han identificado genes específicos. RLS también parece estar fuertemente vinculado con una deficiencia de hierro en el cuerpo.

Temblor

El Temblor es uno de los tres síntomas principales asociados más comúnmente con la Enfermedad de Parkinson, siendo los otros, rigidez y lentitud del movimiento (bradiquinesia). La Enfermedad de Parkinson es una condición muy individual de forma que no todos experimentarán los mismos síntomas y no todos desarrollarán un temblor. No es posible predecir quién presentará este síntoma. Temblor es también una característica de otras condiciones no relacionadas con la Enfermedad de Parkinson.

El temblor es un movimiento rítmico, involuntario que afecta una parte del cuerpo, por ejemplo la mano. Éste es causado por la contracción y relajación rápida y alternativa de los músculos. La continuidad y el patrón rítmico de los temblores separan a estos de otros movimientos involuntarios anormales, tales como tics, sacudidas, y espasmos.

Comer, deglutir y control de la saliva

La primera etapa del proceso digestivo sucede en la boca, donde la comida se degrada por masticación y se mezcla con saliva. Después de masticar, la lengua empuja la bola de comida húmeda (el bolo) a la parte posterior de la boca, desencadenando el reflejo de deglución.

Las dificultades al comer y tragar, conocidas como disfagia, ocurren en muchas condiciones médicas y se hacen más comunes a medida que envejecemos.

Los principales riesgos asociados con los problemas de deglución son:

Ahogamiento o asfixia
Cuando la comida bloquea las vías aéreas, evita la respiración. También cuando la comida o líquidos ingresan a las vías aéreas por debajo del nivel de las cuerdas vocales.

Numonía por aspiración
Si el alimento líquido ingresa a los pulmones esto puede causar una infección pulmonar

Deshidratación
No tomar suficiente líquido es malo para su salud y puede llevar a problemas tales como estreñimiento

Malnutrición
La falta de nutrición lleva a una salud deficiente y daña la capacidad del cuerpo para luchar contra las infecciones

Caídas

Algunas personas con Enfermedad de Parkinson encuentran que cambia su patrón de caminar (marcha); usted puede caminar de manera más lenta, arrastrar los pies, o puede experimentar congelamiento de la marcha cuando se detiene y es incapaz de moverse durante unos pocos segundos o minutos. Estos cambios en el patrón al caminar pueden afectar su equilibrio y hacer más probables las caídas, particularmente a medida que progresa la Enfermedad de Parkinson.

Pero no todas las personas con Enfermedad de Parkinson son susceptibles a las caídas, aunque estadísticamente las personas con Enfermedad de Parkinson tienen mayor probabilidad de caerse que las personas sin ella. Las caídas tienden a suceder más cuando cambia el movimiento repentinamente, por ejemplo cuando usted se gira, o cuando hace más de una cosa al mismo tiempo, tal como cargar algún artículo mientras camina.

Las caídas tienden a ser hacia adelante, y ocasionalmente hacia los lados, y puede llevar a moretones, cortes, o incluso fracturas y huesos rotos, así que es importante ser consciente de las causas probables de caídas y entender cómo minimizar los riesgos.

Las personas con y sin Enfermedad de Parkinson pueden ser más susceptibles a caídas si tienen un movimiento limitado, son ancianos o frágiles, tienen demencia o depresión o si toman medicamentos que causan mareo.

Marcha

La marcha es la manera o patrón de caminar. En general, la mayoría de las personas caminan con el cuerpo mantenido recto y equilibrado, no inclinándose hacia adelante ni hacia atrás, y con un paso uniforme y los brazos balanceando a los lados. Sin embargo si usted tiene Enfermedad de Parkinson puede experimentar dificultades con la marcha y el equilibrio.

Rigidez

Rigidez - significa músculos rígidos o inflexibles - es uno de los principales síntomas motores de la Enfermedad de Parkinson, junto con temblor y lentitud del movimiento (bradiquinesia). Los músculos se hacen rígidos debido a su incapacidad para relajarse.

Se ha estimado que entre 90 - 99 % de las personas con la Enfermedad de Parkinson experimentan rigidez. La rigidez se asocia frecuentemente con lentitud del movimiento (bradiquinesia). Ésta es frecuentemente precedida por dolores, entumecimiento o una sensación de debilidad en los músculos.

La rigidez puede evitar que los músculos se estiren y se relajen como deberían hacerlo normalmente. Como consecuencia la rigidez puede experimentarse en forma de:

  • Músculos rígidos y/o inflexibles
  • Expresión facial reducida o un rostro similar a una máscara
  • Posición encorvada comúnmente asociada con la Enfermedad de Parkinson
  • Dolor y calambres musculares
  • Dificultad al girar cuando camina, girarse en la cama y salir de una silla o de la cama
  • Balanceo reducido de los brazos cuando camina
  • Dificultad con las actividades rutinarias tales como vestirse, cortar comida y escribir.

La experiencia de cada uno es diferente pero frecuentemente la rigidez comienza en un brazo, se transmite a la pierna en ese lado y luego al tronco y al otro lado del cuerpo. La rigidez progresará más rápidamente en algunas personas que en otras.

Se cree que los niveles reducidos de dopamina interrumpen el equilibrio entre los músculos los cuales se extienden y relajan para cada movimiento, lo que resulta en rigidez.

"Si usted ha estado tomando un medicamento para la Enfermedad de Parkinson que contiene levodopa por algún tiempo, usted puede desarrollar algunas dificultades de movimiento durante el día."

Deterioro de fin de dosis

Inicialmente la levodopa puede controlar sus síntomas bien con solamente 2 - 3 dosis al día. Sin embargo, con el tiempo usted comenzará a experimentar cambios en los síntomas motores y no motores, usualmente alrededor de 3 - 4 horas después de una dosis de levodopa, ya que el medicamento literalmente se agota y los síntomas emergen nuevamente o empeoran. Los síntomas entonces mejoran usualmente 15 a 45 minutos después de que se toma la siguiente dosis. Este fenómeno se llama ‘Deterioro de fin de dosis’ (también conocido como ‘Deterioro temprano de fin de dosis temprano’).

El Deterioro de fin de dosis tiende a suceder más frecuentemente a medida que progresa la Enfermedad de Parkinson, y cuando lo hace, el control tanto de los síntomas motores como no motores fluctúa. A medida que el ‘Deterioro de fin de dosis’ se hace más frecuente puede hacerse incrementalmente difícil controlar los síntomas y predecir cuándo los medicamentos serán efectivos.

El Deterioro de fin de dosis puede ocurrir en cualquier momento después de comenzar a tomar levodopa, aunque éste más comúnmente se desarrolla cinco o más años después del inicio de los síntomas motores.

¿Cuáles son los síntomas del Deterioro de fin de dosis?

El Deterioro de fin de dosis es muy individual. En algunas personas los síntomas motores tales como el temblor pueden ser el primer signo, mientras que para otros podrían ser la rigidez y la dificultad para iniciar el movimiento. Pero los síntomas de Deterioro de fin de dosis pueden no estar relacionados con el movimiento en absoluto y pueden experimentarse en forma de incremento en la ansiedad, fatiga, cambios de humor, dificultad para pensar, inquietud y sudoración.

Si usted observa un cambio en su patrón usual de síntomas, debería discutir esto con su médico porque puede estar experimentando Deterioro de fin de dosis. Su médico podrá entonces ajustar su régimen de medicamento para suministrar un mejor control de los síntomas, posiblemente reduciendo el intervalo entre las dosis de levodopa e incrementando el número de dosis diarias

Fluctuaciones motoras

Las fluctuaciones motoras son las variaciones en el control de los síntomas motores (movimiento) asociadas generalmente con la toma de levodopa pero también con agonistas de dopamina en algunos casos. Estas fluctuaciones tienden a ser más prevalentes en aquellos con Enfermedad de Parkinson de aparición en la juventud (es decir por debajo de la edad de 40 años) pero pueden experimentarse a cualquier edad.

El principal factor que lleva al desarrollo de fluctuaciones motoras es la pérdida gradual de células productoras de dopamina, que sucede con el tiempo en las personas con Enfermedad de Parkinson. Esto significa que el nivel de dopamina en su cerebro es cada vez más dependiente de la disponibilidad de levodopa en la sangre lo cual a su vez se basa en su dosis más reciente de medicamento.

Las fluctuaciones motoras usualmente suceden después de unos pocos años de uso de levodopa. Una cantidad de personas con Enfermedad de Parkinson experimentan fluctuaciones motoras después de 5 a 10 años de tratamiento con levodopa. Sin embargo, si usted ha comenzado a tomar agonistas de dopamina o no tomó ningún medicamento por algunos años después del inicio de los síntomas, entonces puede que tome solamente unos pocos meses o semanas para que aparezcan las fluctuaciones motoras. Las personas que desarrollan la Enfermedad de Parkinson antes de la edad de 40 años están también en un mayor riesgo de desarrollar fluctuaciones motoras y disquinesia (movimientos involuntarios).

Sin embargo, otros síntomas no relacionados con el movimiento, tales como incremento en la ansiedad, fatiga, cambios de humor, dificultad para pensar, inquietud y sudoración, pueden también experimentarse. Mucha mayor atención se presta ahora a estos síntomas no motores, aunque el término ‘fluctuaciones motoras’ no se ha alterado para reflejar esto.

Fuente: EPDA

Es una condición neuro degenerativa - una enfermedad que afecta a las células nerviosas...

El Parkinson es una enfermedad progresiva, con síntomas que empeoran gradualmente...

Parkinson es una afección del sistema nervioso central causada por pérdida de células productoras de...

Aproximadamente 85 % de las personas con Parkinsonismo tienen Enfermedad de parkinson idiopático...