Preguntas Frecuentes

¿Qué es la enfermedad de Parkinson (EP)? ¿En qué consiste?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno que afecta al sistema nervioso central, específicamente en el área del cerebro encargada de controlar la coordinación, el movimiento y el tono muscular.

¿Por qué se llama de esa forma?

La enfermedad de Parkinson fue descrita por primera vez en el año 1817 por el médico inglés James Parkinson, de ahí proviene su nombre.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

La enfermedad se manifiesta a través de síntomas motores y no motores.

Entre los síntomas motores destacan el temblor, la lentitud en los movimientos, la rigidez muscular y  cambios en la postura

  • Temblor: se trata de la agitación involuntaria y rítmica de un miembro, la cabeza o el cuerpo entero. Es el síntoma más conocido de la enfermedad de Parkinson y se inicia a menudo con un temblor ocasional en un dedo que, finalmente, se expande al brazo entero. El temblor puede afectar solo a una parte o un lado del cuerpo, sobre todo en las fases tempranas de la enfermedad. No todos los que sufren la enfermedad de Parkinson tienen temblor.
  • Lentitud en los movimientos (Bradiquinesia): es uno de los síntomas clásicos de la enfermedad de Parkinson. Con el tiempo, una persona con enfermedad de Parkinson puede desarrollar una postura encorvada y un caminar lento, arrastrando los pies. Finalmente, también puede perder su capacidad para iniciar y mantener el movimiento. Después de unos años, puede experimentar aquinesia o "inmovilización" y no poder moverse en absoluto.
  • Rigidez muscular: consiste en el agarrotamiento o inflexibilidad de los miembros o las articulaciones, suele empezar en las piernas y en el cuello. La rigidez afecta a la mayoría de las personas que padecen la enfermedad. Los músculos se tensan y se contraen, y algunas personas pueden sentir dolor o agarrotamiento.
  • Inestabilidad postural: está asociada a los trastornos de equilibrio y coordinación. Una persona con inestabilidad postural puede tener una posición encorvada, con la cabeza inclinada y los hombros caídos. Pueden desarrollar una inclinación hacia delante o hacia atrás, y sufrir caídas que causan lesiones. Las personas con una inclinación hacia atrás tienen tendencia a la "retropulsión" (caerse hacia atrás).

Entre los síntomas no motores resaltan:

  • Dificultad para realizar varias tareas al mismo tiempo por la falta de concentración y posible disminución del funcionamiento intelectual.
  • Hormigueo o dolor en las extremidades.
  • Tono de voz más bajo.
  • Menor expresividad en el rostro
  • Trastornos en el estado de ánimo asociados con ansiedad, depresión y disminución del apetito sexual.
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Estreñimiento
  • Aumento de la sudoración
  • Disminución del olfato
¿Son estos síntomas exclusivos de la enfermedad de Parkinson?

No, algunos de estos síntomas tienen que ver con otras afecciones diferentes al Parkinson. De ahí la importancia de acudir a un especialista (neurólogo) para diagnosticar o descartar la enfermedad.

¿Todos los pacientes presentan los mismos síntomas?

No, dependiendo del paciente y de lo avanzada que esté la enfermedad se pueden presentar algunos síntomas y otros no.

¿Existe una relación entre la edad y la probabilidad de padecer Parkinson?

Generalmente la enfermedad se desarrolla después de los 65 años de edad. Sin embargo, aproximadamente un 15% de las personas con la afección desarrollan enfermedad de Parkinson de inicio temprano, antes de alcanzar los 50.

¿Son los hombres más propensos a desarrollar la enfermedad?

Existe un mito de que los hombres son más propensos al Parkinson, pero la enfermedad no hace distinciones entre géneros y razas.

¿Se trata de una enfermedad mortal?

Antiguamente se consideraba el Parkinson como una de las enfermedades degenerativas con peor pronóstico para los pacientes, sin embargo los avances de la ciencia han cambiado esta concepción.

¿Tiene cura?

Aún no se ha encontrado algún tratamiento de índole farmacológico o quirúrgico que ponga fin al Parkinson en pacientes diagnosticados.

Sin embargo, en la actualidad existen muchas opciones disponibles para tratar el Parkinson, desde fármacos hasta intervenciones quirúrgicas que mejoran significativamente la calidad de vida de las personas con Parkinson

¿Cuáles son las opciones de tratamiento?

Existen muchas opciones disponibles para tratar el Parkinson, desde fármacos hasta intervenciones quirúrgicas. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que cada paciente es único a la hora de seleccionar el tratamiento o terapia más idónea para sobrellevar la enfermedad.

Entre las opciones quirúrgicas, resalta la Estimulación Cerebral Profunda, una de las terapias más avanzadas para disminuir los síntomas propios del Parkinson así como otras enfermedades asociadas a trastornos del movimiento. Representa una alternativa para los pacientes cuyos síntomas no pueden ser controlados a través de medicamentos.