Pos-cirugía y recuperación

Cicatrización

El paciente debería estar en condiciones para regresar al hogar pocos días después de la cirugía y la cicatrización continuará durante varias semanas. Su médico o enfermero le dará las instrucciones acerca de los cuidados a realizar en su hogar y cuándo puede volver a sus actividades diarias. Es normal que el paciente sienta malestar o dolor en los sitios donde se realizaron las incisiones y el equipo de cuidados le indicarán cómo controlar estos síntomas con medicación. El dispositivo no se encenderá hasta la primera sesión de programación. En ese momento también se podrá ajustar la medicación para el Parkinson.

Programación

El objetivo de la programación es controlar los síntomas mientras que se minimizan los efectos colaterales. La programación se inicia después de que se haya completado la cicatrización de la cirugía y el paciente deberá concurrir a varias sesiones de seguimiento para ajustar las configuraciones hasta lograr el control más eficaz de los síntomas. Las configuraciones se pueden ajustar las veces que sea necesario para adaptarse a los cambios en los síntomas que ocurren a medida que avanza el Parkinson.

Si, a pesar de los ajustes en la programación, no se logra el nivel de control de los síntomas esperado, probablemente sea necesario recurrir a una cirugía para reposicionar o reemplazar los electrodos, reemplazar el sistema o extraer el sistema. Hay ciertos dispositivos que incluyen un controlador que permite encender y apagar el sistema, ajustar la estimulación y verificar la batería.

Actividades Diarias y Ejercicio

Durante la recuperación, es preciso seguir las instrucciones del equipo de medicos cuidados con respecto a ciertas actividades que incluyen flexionar el cuello, elevar los brazos por encima de los hombros o actividades extenuantes como levantar objetos pesados.

El paciente debe ser cuidadoso si participa en actividades que pueden resultar en accidentes o caídas, ya que las mismas pueden dañar partes del sistema de DBS. Esto puede resultar en la necesidad de una cirugía adicional para reemplazar los componentes dañados. Los movimientos bruscos también pueden causar el movimiento del electrodo en el cerebro.

¿Cuándo es necesario acudir al médico?

Es necesario acudir al equipo de DBS si el paciente:

  • Sufre dolor, enrojecimiento o inflamación en el cuero cabelludo, cuello o pecho donde se encuentra implantado el sistema de estimulación.
  • No logra el alivio de los síntomas aun cuando el neuroestimulador está encendido.
  • Sufre malestar o sensaciones de dolor durante la estimulación (apagar el neuroestimulador antes de llamar al médico)
  • No puede apagar (o encender) el neuroestimulador
  • Sufre cambios inesperados en los síntomas
  • Sufre síntomas inusuales que pueden estar causados por la interferencia electromagnética (por ejemplo, de detectores de robo o escáners de seguridad en aeropuertos).
  • Extravía el programador del paciente.

Recomendaciones Útiles

  • El paciente debe informar que posee un sistema DBS implantado a cualquier profesional de la salud que le realiza un tratamiento, así como también indicar la ubicación del mismo.
  • Se debe consultar al médico ante la aparición de cualquier síntoma inusual que pueda estar relacionado con el neuroestimulador.
  • El paciente debe asistir a todas las consultas de seguimiento para recibir la mejor atención.
  • Cuando se apaga el neuroestimulador, los síntomas reaparecerán. Algunos síntomas reaparecen rápidamente. Otros síntomas pueden reaparecer después de más tiempo.