Información para Acompañantes

Quien cuida es alguien que se hace cargo de forma regular, continua de un miembro de la familia o amigo que necesita ayuda debido a enfermedad, edad o incapacidad. Una persona que cuida puede ser cualquiera, de cualquier sexo, o de cualquier edad, y generalmente no reciben pago.

A muchas personas que cuidan no les gusta el término; ellos ven su papel como una extensión natural de la relación que tienen con alguien importante para ellos. A algunos no les gusta ser etiquetados de esta manera y otros no quieren pedir ayuda, y así pasar sin ser advertidos. Por estas razones, un gran número de quienes cuidan no se identifican como tales, junto con el hecho de que los profesionales frecuentemente fallan en reconocer el papel. En muchos países, sin embargo existe una conciencia creciente de la importancia de quienes cuidan en la sociedad, particularmente a medida que la expectativa de vida aumenta, y así quienes cuidan están obteniendo más reconocimiento, de forma merecida.

Muchas personas se convierten en quienes cuidan debido a que quieren ayudar a un familiar, amigo o a un ser amado, o tal vez no hay nadie más que pueda asumir el papel así que tienen poca elección. Para muchos esto puede ser una experiencia gratificante, pero también puede ser una vida difícil. Frecuentemente las responsabilidades y tareas involucradas son extensas y si la situación económica es difícil, o quien cuida se siente aislado o tiene sus propios problemas de salud, cuidar de otra persona puede ser difícil. Las personas frecuentemente se vuelven quienes cuidan tarde en la vida, tal vez cuando tienen 60 o 70 años, lo cual puede hacerlo también más desafiante física y mentalmente.

Cuidando y continuar con el Trabajo

Si usted aún trabaja pero encuentra que es cada vez más difícil continuar y siente que debería dejar de hacerlo, asegúrese de que esta decisión es correcta para usted. Hable con su empleador ya que ellos pueden estar preparados para dejarle alterar su patrón de trabajo y tal vez reducir sus horas, carga de trabajo o permitirle trabajar desde su hogar por ejemplo. No tome ninguna decisión rápida y recuerde que usted debe considerar lo siguiente:

  • Cómo se las arreglará con menos dinero
  • Si el dejar de trabajar le afectará su independencia y contacto social
  • Cuál será el impacto a largo plazo sobre su futuro empleo
  • Cómo la decisión afectará su pensión.

Organizaciones de apoyo pueden ayudarle con diferentes opciones y cómo valorar lo que es correcto para usted, su equipo del cuidado de la salud debería ser capaz de orientarlo.

Fuente: EPDA